28 de agosto de 2016

Brian Wilson

0 comentarios
Alquimista de la composición y producción pop, mago de la melodía y las armonías, profundo en la expresión emocional y meticuloso orfebre en la experimentación en estudio, Brian Wilson es uno de los personajes más importantes que ha conocido el pop-rock en su historia.
Con influencia primaria de Phil Spector, Chuck Berry y, sobre todo, los Four Freshmen, Wilson consiguió su cénit como autor con su banda, los Beach Boys, quienes pasaron de convertirse en paradigmas de la música surf más soleada a maestros del pop psicodélico y el sunshine pop gracias primordialmente al genial talento de su figura más prominente y a su excelsa combinación de voces.

Brian Wilson nació el 20 de junio de 1942 en Hawthorne, California (Estados Unidos). Impulsados por su padre, el melómano y músico aficionado Murry Wilson, con sus hermanos Carl y Dennis, su primo Mike Love y su amigo Al Jardine, Brian formó varios conjuntos a comienzos de los años 60, los cuales, tras asumir nombres como Carl & The Passions, Kenny & The Cadets o The Pendletons terminarían por convertirse en The Beach Boys, banda surf-rock cuyos primeros y festivos temas giraban principalmente en torno al mundo de las chicas, los coches y el surf, aunque esta actividad acuática solamente era practicada por Dennis, el batería de la banda. Por el contrario Brian, un muchacho muy tímido y nervioso, era bastante temeroso del mar.


Tras sus primeros y estupendos discos surf, Brian Wilson, admirador de Spector y su muro de sonido y de los progresos compositivos de los Beatles en ”Rubber Soul” (1965), Lp que aportaba un poso más maduro rara vez visto anteriormente en la escritura popular, intentó expandir su autoría, con la ayuda del letrista Tony Asher, con “Pet Sounds” (1966), un álbum imprescindible y complejo que fascinó a la crítica mundial y a sus colegas de la industria musical, en especial a Paul McCartney, quien siempre afirmó que el concepto de “Sgt. Peppers Lonely’s Heart Club Band” (1967) fue influenciado por el trabajo de Brian en estudio y que “God only knows” es la mejor canción de todos los tiempos.

Cuando apareció “Pet Sounds” en las tiendas de discos, el 16 de mayo de 1966, Brian, que padecía una leve sordera tras ser golpeado en su infancia por su padre, solamente tenía 23 años. Dos años antes, en 1964, había contraído matrimonio con Marilyn Rovell, la componente del girl group The Honeys.

Su inseguridad personal, el miedo escénico, su perfeccionismo musical a nivel técnico y el ansia de crear el disco sublime que no tuviese parangón en el universo pop, el cual tendría que concretarse en el inconcluso “Smile”, llevaron a un frustrado Brian al consumo de drogas, una postura de casi semirecluso, el alejamiento de los escenarios con los Beach Boys, y la cada vez menor prominencia en los futuros discos del grupo.


Durante los años 70 y 80 Brian Wilson, convertido ya en mito musical, estaría encerrado casi todo su tiempo en su mansión californiana, siendo tratado por el terapeuta Eugene Landy, especialista en los tratamientos contra la depresión y el abuso de drogas que controló de manera radical toda la vida de Brian hasta comienzos de los años 90. En 1979, éste se divorciaría de Marilyn.

 A finales de los años 80 Wilson, quien grabó un álbum en 1976 no publicado en su día titulado “Adult Child” (1976), retornó al mundo del disco grabando su primer álbum en solitario, “Brian Wilson” (1988), un Lp dirigido por Eugene Landy que acusa las lamentables técnicas ochenteras en la producción, bastante inferior a sus obras magnas pero no despreciable. Los mejores momentos del Lp, que contó con la ayuda de gente como Jeff Lynne o Lenny Waronker, son “Love and Mercy”, “Melt away” y la suite “Rio Grande”.
Posteriormente Landy y Brian barajaron el proyecto “Sweet Insanity” (1990), un oscuro disco que fue rechazado por su sello discográfico tras ser regrabado en varias ocasiones.


Tras romper relaciones con Landy, a quien el líder de los Beach Boys, a pesar del rechazo de su familia, siempre agradeció su apoyo, Brian contrajo matrimonio con Melinda Ledbetter, su punto de apoyo principal para la definitiva resurrección personal tras su boda en el año 1995.

Ese año Don Was realizó un documental biográfico sobre Wilson, quien realizó la banda sonora “I just wasn’t made for these times” (1995), en donde recordaba algunos de sus viejos temas con co-producción del propio Was.

En 1995 también apareció “Orange Crate Art” (1995), irregular Lp en el cual Brian volvía a colaborar con Van Dyke Parks.


“Imagination” (1998), disco co-producido por Joe Thomas con temas como “Cry”, “Your imagination” o “Lay down burden”, pone de manifiesto su artesanía en la loable construcción de algunos temas de cierta valía pero carece de la genialidad pretérita de los años 60, el legado clave de un Brian Wilson que posteriormente y venciendo su aversión natural a los escenarios comenzaría a realizar giras, verdaderamente un hecho histórico, llevando al directo revisitaciones de sus discos más importantes, como “Pet Sounds” o “Smile”.

En el año 2000 apareció su disco en vivo “Live at The Roxy Theatre” (2000) y dos años después el “Pet Sounds Live” (2002).

En el año 2004 aparecería un nuevo disco en estudio, el flojo "Gettin' in over my head" (2004), y se editó su pretérito y mítico álbum, "Smile".


En el año 2008 editará un nuevo trabajo discográfico en estudio, "The Lucky Old Sun (A Narrative)", un disco en el que ha colaborado con Van Dyke Parks.
Read more ►
 

Copyright © Famoso de la semana Design by O Pregador | Blogger Theme by Blogger Template de luxo | Powered by Blogger